Miércoles, 26 Marzo 2014 15:43

El mercado de liposomales irá ganando terreno en Latinoamérica

Alcides Nicastro, Licenciado en Biotecnología y Gerente de Desarrollos en el área Farmacéutica de Lipomize, analiza las aplicaciones de esta nanotecnología. 

 ¿Qué aplicaciones tiene la tecnología liposomal en la industria farmacéutica?

  

 —La tecnología liposomal es muy importante porque ofrece una alternativa altamente biocompatible de vehiculizar activos, generando una liberación gradual de estos; lo que es muy significativo porque, en última instancia, y en la mayoría de los casos, ha derivado en una disminución de la toxicidad y/o en un aumento de la eficacia terapéutica. Eso, evidentemente, se torna importante cuando se habla en particular de activos de mucha toxicidad, donde resulta indispensable bajar las dosis conservando su eficacia terapéutica.

 

¿Cuáles son las implicancias de la nano biotecnología en el desarrollo de nuevos fármacos?  

 

—El prefijo “nano” hace referencia al reducido tamaño de los liposomas, principalmente de los desarrollados y comercializados actualmente en la industria farmacéutica. Casi todas estas formulaciones contienen liposomas de entre 50 y 200 nm de diámetro, aproximadamente. Su tamaño es crítico, ya que la principal entidad con la que se encuentran luego de su inyección es el sistema inmune, que confiere destinos muy distintos de acuerdo con el tamaño de estas vesículas. Es fundamental, para el éxito de una formulación liposomal, entender qué hacen las moléculas y células del sistema inmune cuando un liposoma aparece en su área de vigilancia.

 

 

¿Cuáles son los progresos en el uso de esta tecnología?

 

—Buena parte del esfuerzo que dedican los grupos que trabajan en desarrollos liposomales farmacéuticos, apunta a generar un fuerte direccionamiento de las nano-vesículas a los lugares de acción específicos, en particular hacia tejidos tumorales. No obstante, hay que tener en cuenta que la generación de conocimiento y desarrollo en este sentido modificaría fuertemente los objetivos farmacocinéticos de todo tipo de formulaciones.

Otros trabajos muy interesantes apuntan al desarrollo de liposomas con fosfolípidos específicos, capaces de disparar la ruptura del liposomas frente a estímulos fisiológicos específicos. Si bien aún son cosas que no salen de la mesada, sin duda constituyen desarrollos muy estimulantes y prometedores para un futuro de mediano plazo.

 

¿De qué manera la nanotecnología biológica puede sumar valor agregado?

 

—De muchas formas diferentes. Hoy existe una tendencia muy importante hacia la generación de pre-formas de activos, para modificar sus propiedades fármacocinéticas y fármacodinámicas, apuntando a una mayor eficacia terapéutica y menor toxicidad de estos activos. Las formulaciones liposomales ocupan un nicho más de todos los propuestos, con ventajas y

 desventajas, pero esta tendencia también combina campos biotecnológicos diversos. Por ejemplo, no solo es importantísimo contar en la actualidad con anticuerpos monoclonales de uso farmacéutico, sino también vislumbrar la posibilidad de combinarlos con diferentes formas de nano-transporte, tales como liposomas, partículas poliméricas, y demás. Hay muchísimos resultados reveladores al respecto, a partir de los cuales, sin duda, se logrará incluir muchas formulaciones innovadoras en un futuro no tan lejano.

 


¿En qué nuevos desarrollos 

se está trabajando?

 

—En este momento estamos trabajando en el desarrollo de varios oncológicos liposomales más. No es posible por ahora indicarlos específicamente, pero para dos de ellos en particular podemos decir que apuntamos a resolver algunos problemas que actualmente tienen sus formulaciones canónicas. Algunos de estos problemas suelen asociarse al uso excesivo de algunos excipientes comúnmente usados en la industria farmacéutica. Por lo demás, nos interesa especialmente atender a desarrollos propuestos por los laboratorios interesados; hemos tenido varios casos de laboratorios que apuntan a formulaciones liposomales fuera del campo de la oncología.

 

¿Cómo se encuentra su utilización en la industria farmacéutica argentina y en la región?

 

 —Los liposomas todavía no encuentran su lugar en la Argentina y en Latinoamérica en general. Nosotros notamos que los laboratorios locales están atravesando por una situación de coyuntura, donde sienten que tienen que generar algún tipo de innovación, pero todavía son muy cuidadosos con el gasto. Entendemos que es solo cuestión de tiempo, y que dentro de pocos años el mercado de los liposomales y otros nano-transportadores va a ir ganando aceptación y confianza de los grandes inversores.

 

 

Sobre Lipomize

Lipomize es una empresa ubicada en la provincia de Santa Fe (Argentina) que desarrolla tecnología y productos liposomales a medida, enfocados principalmente en las necesidades de la industria farmacéutica, cosmética y alimenticia. Incubada en el Parque Tecnológico del Litoral Centro – SAPEM, nació de un proyecto de pre incubación en la Universidad Nacional del Litoral.

Sobre Nosotros

Somos una empresa joven, de base tecnológica que ofrece servicios de consultoría especializada en el desarrollo de tecnología liposomal principalmente para la industria farmacéutica. Nos dirigimos a ser la primera empresa nacional en ofrecer liposomas de composición a medida listos para su uso en investigación, desarrollo y producciones a escala piloto.

Conectate con nosotros

  

Contactanos

location Ruta 168, Paraje El Pozo. 
Parque Tecnológico Litoral Centro, Laboratorio 11.
Santa Fe, Santa Fe, Argentina. Código Postal: 3000
Teléfono: +54 342 4511 546 ext 1516
Fax: +54 342 4511 547 ext 1421

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.lipomize.com